INFRAESTRUCTURAS

Viana reclama el arreglo de la carretera de San Agustiño

Es titularidad de una empresa eléctrica, que quiere cederla a la administración para no afrontar la obra

Aspecto que presenta el firme de la carretera de San Agostiño en muchos tramos.
Aspecto que presenta el firme de la carretera de San Agostiño en muchos tramos.
Viana reclama el arreglo de la carretera de San Agustiño

Un vecino de Viana, Elías Fernández, debe recorrer diariamente la carretera de San Agustín para alimentar su ganado. No son muchos kilómetros, pese a lo cual recientemente sufría el tercer reventón de una rueda en aproximadamente un mes. La avería provocó su indignación. "Nós tamén pagamos impostos e tasas. Estamos abandonados. Non hai quen mire por nós", se quejó.

Este vianés no es el único que se queja del estado de una carretera que están obligados a utilizar fundamentalmente los vecinos de cinco núcleos: Louzaregos, Paradela, San Agostiño, Rubiais y Cepedelo. Con un firme en el que el asfalto prácticamente desapareció en determinados tramos, quedando únicamente las piedras de zahorra sobre la que fue esparcido, taxistas y transportistas se resisten a viajar hasta la zona debido al alto riesgo de que sus vehículos registren alguna avería, según explicaron fuentes vecinales.

La multinacional italiana ENEL (tras comprar Endesa) posee la titularidad de la carretera y sus directivos en la zona mantuvieron varias reuniones con la Deputación buscando cedérsela. Sin embargo, el mal estado en que se encuentran los 15 kilómetros de vial que les pertenecen obligarían a invertir aproximadamente 700.000 euros para dotarla de las características de una carretera. Esta cantidad se iría en el desbroce de la maleza, arreglo del pavimento y construcción de sistemas de contención para evitar que los coches puedan salirse.

Fuentes de la Deputación explicaron que este o es el único tramo de vía que ENEL pretende "colocar" a alguna administración sin haberlo acondicionado previamente. Son tres: dos en Viana y uno en A Veiga. El alcalde, Secundino Fernández, afirmó que en el Concello "non imos quedar de brazos cruzados. Faremos tódolos medios para defender os intereses dos veciños", dijo. Explicó que el Concello está dispuesto a aportar su grano de arena y resaltó la importancia de una carretera que comunica dos provincias: Ourense y Zamora.