VITICULTURA

Los viticultores de Valdeorras cifran en un 40% las pérdidas por mildiu

El Consello Regulador acordó solicitar ayudas para paliar el descenso de la producción de uva

José Luis García presidió la sesión que el pleno del Consello Regulador desarrolló ayer.
José Luis García presidió la sesión que el pleno del Consello Regulador desarrolló ayer.
Los viticultores de Valdeorras cifran en un 40% las pérdidas por mildiu

El pleno del Consello Regulador de la Denominación de Orixe Valdeorras acordó solicitar la ayuda de la Consellería do Medio Rural para afrontar las pérdidas ocasionadas por las enfermedades que en las últimas semanas asolaron buena parte del viñedo. El órgano que preside José Luis García Pando tomó esta decisión por unanimidad, pensando en aquellos viticultores que puedan demostrar "unha diminución no número de quilos recollidos, respecto á media obtida os tres anos anteriores.

El presidente, José Luis García, explicó momentos antes de comenzar la sesión plenaria la dificultad de realizar una estimación de la cosecha. En este sentido, apuntó que las plagas afectaron en muy distinta medida a las viñas, dándose el caso de viticultores que tendrán una más que buena producción, en tanto que otros apenas recogerán racimos.

La extraordinaria carga que las cepas mostraban hace escasas semanas fue diezmada por enfermedades como el mildiu, el oidio o la botrytis. En el sector se barajan porcentajes que llegan hasta el 40 % de descenso de la producción prevista inicialmente, tal y como evaluó recientemente el vocal del Sindicato Labrego Galego en el Consello Regulador, Antonio García Fernández. Además, reclamó que el mildiu sea una plaga subvencionable y asegurable, como sucede en otras autonomías, pues Agroseguro no cubre las pérdidas argumentando que "sería moi doada a fraude deixando as viñas sin tratar", según la central sindical.

Los vocales no solo hablaron de plagas de la vid en la reunión de ayer. También comenzaron a preparar la próxima vendimia, cuyo inicio calculan en torno al 10 de septiembre. El pleno acordó contratar los veedores a Ader, una empresa de trabajo temporal con la que ya trabajó el año pasado.

La proximidad de la campaña de vendimia está detrás de otro acuerdo del órgano plenario: paralizar las verificaciones de aptitud de las partidas de vino. "Para non interferir coa vendima, paralízase entre o 12 de setembro e o 17 de outubro o traballo ordinario de catas, que se vén desenvolvendo periódicamente", informó el Consello. Así las cosas, las bodegas disponen de 15 días para verificar la calidad de sus partidas antes de la suspensión de las catas.


Denominaciones con mejores expectativas


Las viñas de la Denominación de Orixe de O Ribeiro también sufrieron los ataques del mildiu, oidio y black-roth. "Houbo certa afectación", comentó su presidente, Juan Manuel Casares. Descartó calcular la producción de la próxima vendimia, cuyo inicio sitúa en la segunda mitad de septiembre. "Afectou de maneira desigual e irregular. Non é posible unha estimación dos posibles danos", dijo. Afirmó que las perspectivas eran muy buenas antes del ataque de las plagas y mostró su confianza en que la producción "sexa maior que a do ano pasado, en cantidade".

A su vez, el director técnico de la D. O. Monterrei, Luis Miguel López, calculó el comienzo de la campaña de vendimia en torno al 10 de septiembre. También en las viñas de esta denominación atacó el mildiu, lo cual no evita que las estimaciones actuales hablen de un volumen de uva "superior á do ano pasado", cuando las heladas dejaron la cosecha en 2,8 millones de kilos.

En la Ribeira Sacra, el presidente del Consello Regulador, José Manuel Rodríguez, valoró en torno a los 6 millones de kilos la cantidad de uva que recogerán bodegueros y productores a partir del 21 de septiembre. Al igual que sucedió en las restantes denominaciones de la provincia, también aquí hay viñedos afectados por el mildiu y el oidio, aunque "non hai os danos do ano pasado, da pedra e as xeadas".