OURENSE NO TEMPO - VERANO

Abascal entrenando en el Pabellón

José Manuel Abascal, quien con lazos familiares en la ciudad y una amistad con el sacerdote Alejandro Lorenzo, hacía frecuentes visitas a Ourense y entrenaba con las jóvenes promesas de nuestra Auria

En el campo exterior del Pabellón, un buen grupo de jóvenes ourensanos tuvieron el privilegio de entrenar en compañía de un gran campeón, José Manuel Abascal. Los jóvenes promesas eran Adrian, Ramón...
En el campo exterior del Pabellón, un buen grupo de jóvenes ourensanos tuvieron el privilegio de entrenar en compañía de un gran campeón, José Manuel Abascal. Los jóvenes promesas eran Adrian, Ramón...
Abascal entrenando en el Pabellón

El mundo del deporte y sus excepcionales componentes, es en los últimos años el único capaz de conseguir que todos los españoles dejemos aflorar el orgullo de serlo.

Motos, fórmula 1, ciclismo, tenis, gimnasia rítmica, baloncesto, fútbol, natación, waterpolo, balonmano, bádminton,  atletismo... Son parte de la larga lista de disciplinas en las que podemos presumir de tener, o haber tenido, auténticos números 1. Pero eso no es algo que se consigue de la noche a la mañana, al margen de excelente materia prima, que la tenemos, también fue necesario crear el ambiente necesario para que eso se fuera factible. Los que entre vosotros rondéis o paséis los cincuenta, seguramente recordareis aquella célebre campaña publicitaria: "¡¡¡Contamos Contigo!!!". 

Uno de los primeros deportes en dar frutos –tenis, motor y ciclismo aparte– fue el atletismo. El gran Mariano Haro se lo tenía que "currar" casi en solitario, sin embargo (y sin quitarle méritos) los grandes del medio fondo español, al tiempo que crearon  escuela, proliferaron.....

Grandísimos Abel Antón, Fermín Cacho, José Luis González y nuestro protagonista de hoy, José Manuel Abascal, quien con lazos familiares en la ciudad y una amistad con el sacerdote Alejandro Lorenzo, hacía frecuentes visitas a Ourense. Y aquí, antes de ser la gran figura que fue, y después de conseguirlo, las medallas y los flases no le impedían entrenar con las jóvenes promesas de nuestra Auria.