VERANO

Bañarse, pero con "sentidiño”

En 2016 se produjeron 439 fallecimientos por ahogamientos en España, según datos del Ministerio de Sanidad. Los socorristas recomiendan evitar saltos, carreras o sumergirse sin  saber la profundidad

Las piscinas de Monterrei.
Las piscinas de Monterrei.
Bañarse, pero con "sentidiño”

Este fin de semana vuelven a subir las temperaturas en toda Galicia y también en la provincia de Ourense, con lo que las piscinas volverán a ser el lugar elegido por muchos para pasar la jornada. Precisamente el Ministerio de Sanidad acaba de lanzar una serie de recomendaciones para evitar los ahogamientos en zonas de baño, como asegurarse de que la piscina cuenta con las adecuadas medidas de seguridad (socorrista, cercado perimetral).

Recuerdan desde el Ministerio que hay que vigilar a los menores en todo momento cuando estén en el agua o jugando cerca de ella, y no delegar esta responsabilidad en un niño más mayor; si no sabe nadar o no nada bien debe utilizar un chaleco salvavidas para bañarse o practicar un deporte acuático. Los flotadores hinchables no son recomendables.

"Es importante que se eviten actitudes que ponga en riesgo al resto de bañistas, como realizar saltos peligrosos o ponerse en los hombros de otro para saltar desde ahí", señala Álvaro Babarro, estudiante de Tafad que actualmente realiza labores de socorrista en las piscinas municipales de Oira.

La realidad es que no son pocos los accidentes que se registran en las zonas de baño durante la temporada estival. En el año 2016 fallecieron en España 439 personas por ahogamiento, 344 hombres y 95 mujeres, el 41,7% de los fallecidos por ahogamiento tenían 65 años o más, mientras que cinco menores de 10 años fallecieron en piscinas, según los datos del Ministerio de Sanidad.

La principal causa de fallecimiento fueron los ahogamientos por sumersión accidental, 439 casos de los 458, nueve casos más que el año anterior. Además, de los 19 casos restantes, 15 corresponden a accidentes ocurridos en medios acuáticos relacionados con medios de transporte por agua (embarcaciones, motos etc.), otros dos fallecieron por un traumatismo causado por una zambullida y de los dos restantes ahogados no se conocen las causas. Además, 24 fallecidos (18 chicos y seis chicas) eran niños y jóvenes menores de 20 años (19 fallecidos menos que el año anterior). 

Además de los ahogamientos, todos los años se producen casos de traumatismos craneoencefálicos y lesiones medulares, generalmente provocadas por imprudencias, como tratar de zambullirse sin medir la altura o la profundidad. "Aquí se da más de una vez y lo advertimos a los bañistas, porque creen que hay más profundidad y no es así", señala Antonio Faílde, otro de los socorristas de la piscina de Oira.

Finalmente, hay que salir del agua ante cualquier síntoma de cansancio o frío.