PLANES Y ENREDOS

Bancos ourensanos que opositan a ser "el mejor del mundo"

Sentados mirando el horizonte, esa es la imagen de cinco de los bancos que tiene la provincia de Ourense. Miradores del mundo, desde la provincia

Bancos ourensanos que opositan a ser "el mejor del mundo"

Muchos ourensanos se han acercado en los últimos meses a Loiba para disfrutar del supuesto "mejor banco del mundo". Aunque no hace falta irse tan lejos para disfrutar de otros bancos que también opositan a encabezar esa lista. Están en la provincia de Ourense y nos muestran paisajes que son dignos de guardar en la memoria y quizás,  dejarlo retratado en una fotografía. Desde Valdeorras a la capital de provincia, aquí van cinco bancos que muestran el encanto de los paisajes ourensanos. 

>Puga (Toén)

El concello de Toén esconde uno de esos bancos que te dejan una bonita impresión nada más verlos. Su colorido y la reivindicación de los viñedos le dan un estilo especial, único. Una diferencia en la que fue clave el artista Camilo Dasilva, que fue el encargado de pintarlo. El Miño y el municipio, observados desde lo más alto. Desde el lugar en el que sentarse, relajarse y disfrutar de las vistas.

>Ribeira Sacra

Luintra esconde uno de esos maravillosos puntos desde el que observar los Cañones del Sil. Aunque para llegar a él hay que andar al menos 1,8 kilómetros desde el cementerio de la Alberguería (Cerreda). Desde allí, con las mejores botas y toda la ilusión, se emprende camino hasta llegar al mirador de Pena do Pobre. Un lugar que deja unas imágenes impresionantes, pero que mejorar si se anda un poco más ya que unos metros más abajo se encuentra el "mejor banco de la Ribeira Sacra". Desde él una vista para almacenar en la memoria con la Curva de A Ferradura y al embarcadero de San Estevo.

>O Bolo 

El "banco más raro del mundo" es probable que sea el de O Bolo. Impulsado porlos vecinos y creado  por un artesano de Chandoiro, ubicaron el banco desde un lugar en el que uno se encuentra con vistas del municipio, de Manzaneda, de Petín, de A Rúa e incluso de Vilariño de Conso. 

>Montealegre

No es necesario alejarse mucho de la capital para disfrutar de un banco con vistas únicas. En Montealegre nos encontramos con uno en el que podemos observar la ciudad casi al completo. Recomendable dar un paseo por el parque y terminar el recorrido con un relajante descanso en el banco mientras se observa la urbe desde las alturas. El lugar perfecto para repasar desde lo alto los rincones de la ciudad. 

>Xinzo

Ubicado en las proximidades del Monasterio de Trandeiras, el "mejor banco de A Limia" permite ver la torre de A Pena desde un lugar diferente. Un enclave para observar la riqueza natural de la comarca.