VERANO

La playa más rara del mundo está a cuatro horas de las Rías Baixas

Una diminuta cala asturiana ha sido calificada de Monumento Natural. Es la única playa sin mar, aunque con arena y mareas. No es fácil llegar pese al interés turístico creciente

Playa Gulpiyuri, en Asturias. La única sin mar: está tras el monte.
Playa Gulpiyuri, en Asturias. La única sin mar: está tras el monte.
La playa más rara del mundo está a cuatro horas de las Rías Baixas

 La playa más rara del mundo no está en una isla de Tailandia, como narraba la extraña película protagonizada por Di Caprio. Aquella era la estrella del archipiélago Phi Phi en Tailandia, llamada Bahía Maya, y desde entonces se ha convertido en un lugar turístico como auténtico "paraíso de postal, tal como cualquiera podría imaginarlo. Pero el paraíso o al menos la costa más curiosa y llamativa, casi increíble, no está en el Extremo Oriente, sino a tan sólo cuatro horas en coche desde las Ría Baixas: Gulpiyuri, una diminuta playa oculta que se encuentra en Asturias, entre la costa de Llanes y Ribadesella que parece increíble y que sólo ahora ha comenzado a situarse en los mapas como un lugar único.

A pesar de no tener llegar a los 50 metros de longitud es de una belleza increible porque el agua del mar entra hasta ella a través de un túnel que hay entre las rocas. Es la única playa sin mar, pero con arena y mareas. Ha sido declarada Monumento Natural. No es fácil acceder a Gulpiyuri, que ni siquiera está señalizada, pese a su cada vez mayor relevancia. Tras aparecer las imágenes de Bahía Maya, alguien se acordó de la diminuta cala y singular, quizá la única en Europa donde se puede  caminar sobre las rocas bajo las cuales pasa el agua haciendo lo que en Asturias se conocen como "Bufones" que es el ruido que hace el agua del mar al pasar a presión por los túneles de la orilla. Para llegar hay que acercarse a Naves que es el pueblo más cercano. Desde Llanes, antes de entrar en Naves, hay que coger un desvío hacia la derecha en la salida de la carretera y seguir el camino de tierra, aparcar y andar unos metros. Otra forma de llegar hasta ella es caminando desde una playa que hay cerca y también muy bonita, la de San Antolín, de Niembro.