XORNAL ESCOLAR

El Grooming

Los menores, cada vez más expuestos a agresiones sexuales online debido a su prematuro acceso a las nuevas tecnologías

Imagen de archivo de un ordenador.
Imagen de archivo de un ordenador.

Las denominadas “nuevas tecnologías” ya no son “nuevas”, ya que han participado de la educación de los y las denominados/as “millenials”, una generación alternativa, en la que chicos y chicas no asumen como propios los comportamientos considerados “tradicionales”. 

Esta generación digital vive su proceso de socialización de forma diferenciada ya que está influenciada particularmente por los medios y los espacios digitales. Generando, la denominada “cibersocialización” en la que los niños, las niñas y los/as adolescentes viven de forma paralela entre la realidad física y la realidad virtual. 

La rapidez y precocidad con la que niños/niñas y adolescentes acceden a las diversas tecnológicas no tiene precedente en la historia de la innovación tecnológica. De forma que en la actualidad los recursos y medios tecnológicos están plenamente asentados en sus vidas desde pequeños. Esta situación en la esfera virtual les puede colocar frente a una gran problemática que se ha visto exacerbada en los últimos años, que es el fenómeno del Grooming.

Definición

El Grooming hace alusión al fenómeno del "engatusamiento" a través de diferentes artimañas con intenciones de carácter sexual por parte del acosador que es un adulto, hacia la víctima que es un/a menor.  Es decir, consiste en que una persona adulta entabla una amistad con un chico/a menor de 16 años, con la finalidad de conseguir un contacto sexual online. Esta práctica puede extenderse a un encuentro físico con el o la menor para cometer un abuso o agresión sexual. 

De hecho, no se puede considerar este fenómeno como una nueva realidad, sino más bien, la adaptación de los abusos sexuales a los nuevos tiempos tecnológicos. Esta realidad es preocupante a la luz de los datos disponibles que revelan que el 18.9% de los y las adolescentes españoles/as, a veces, contacta con personas desconocidas.

Además, un 5.1% ha recibido peticiones para hablar de sexo a través de las diversas tecnologías por parte de personas adultas, un 4.3% ha recibido demandas de información sexual y un 2.7% ha recibido solicitudes para llevar a cabo conductas sexuales.

Estrategias del ciberacosador

Las estrategias utilizadas por los ciberagresor para conseguir sus objetivos con los y las menores son diversas. Suelen hacerse pasar por menores de edad e introducirse en plataformas virtuales (Redes Sociales, foros entre otros) con perfiles falsos que utilizan para establecer contactos con menores, para construir una relación con la víctima y ganarse su confianza. Después a través de halagos, sobornos e incluso amenazas los manipulan, mediante un proceso de “preparación” en el que el fin último es consumar el abuso sexual.

Estas interacciones online no suelen ser sexualmente explicitas, al menos en los primeros momentos de las conversaciones y relaciones virtuales; de hecho, cuando la situación de manipulación resulta evidente, suelen utilizar estrategias coercitivas y amenazadoras para continuar con la extorsión. Además puede afectar a cualquier niño o niña, adolescente que tenga acceso a la red y proporcione información personal y entable una conversación con personas extrañas.

El anonimato que ofrece la Red a los/as usuarios/as, les proporciona el escenario idóneo para que los pederastas puedan acceder con mucha facilidad al contacto con niños y niñas.

Características de víctimas "potenciales"

Suelen ser niños, niñas y adolescentes entre los 14 y los 17 años, suelen tener una conducta antisocial, una personalidad sumisa o complaciente o con dificultades para establecer y gestionar relaciones fuera del espacio online. También pueden haber sufrido abusos físicos y/o sexuales previos. 

Otra característica es que pueden ser niños, niñas o adolescentes que se cuestionen su identidad u orientación sexual y busquen información y respuestas en el espacio virtual. 
Destacar que las chicas son más proclives a ser víctimas de este tipo de abuso.
 
Prevención

Como educadores/as y madres/padres una medida esencial para proteger a nuestros hijos e hijas de los peligros en el mundo virtual, es aportarles una educación en habilidades para la vida que se apoye en tres pilares básicos: la educación sexual, el uso responsable de las tecnologías y los espacios virtuales, y el desarrollo de las habilidades sociales e interpersonales.

Los y las adolescentes deben aprender a ser asertivos/as y empáticos/as, a manejar sus emociones y autocontrolarse, a saber decir no y mejorar su autoestima como factores de protección frente al Grooming. 

Estas herramientas se perfilan como elementos formativos claves para que los y las adolescentes encuentren, en la esfera real y en la virtual, un espacio seguro en el que no se expongan a riesgos innecesarios y si se encontraran con problemas que sean capaces de pedir ayuda.