LEB ORO

El COB no se enfría y ya es cuarto

El equipo ourensano dominó los 40 minutos al Rioja, llegó a ganar por 19 puntos y sumó la octava victoria en diez jornadas colocándose a tiro del liderato

Flis intenta lanzar a canasta ante dos adversarios.
Flis intenta lanzar a canasta ante dos adversarios.
El COB no se enfría y ya es cuarto

Cuesta analizar la trayectoria del COB sin caer en el elogio insistente. Anoche volvió a ganar, ya es cuarto y desde la tercera jornada es, sencillamente, el mejor equipo de la LEB Oro. Con el presupuesto más bajo de su historia, con una plantilla justita en casi todo y con una afición todavía magullada por el bofetón recibido los dos últimos veranos, pero el COB gana día sí y día también. Está a una victoria del liderato. Increíble.

El Rioja fue el último damnificado de esa suma de muchos pocos. Incapaz de ponerse al menos por delante. Sí de pelear la victoria pero no de merecerla. Porque el COB mandó desde el triple inicial de Flis hasta los tiros libres postreros de Carles Bravo. Por el camino llegó a tener rentas de 19 puntos y a recordar sus limitaciones pero siempre con las riendas en la mano.

Este equipo no tiene la experiencia de Rivero o Rejón ni la fiabilidad de Arco o Suka-Umu, pero vuelve a impresionar la suficiencia con la que decide cuándo y cómo. Estiró el marcador hasta sentirse cómodo y cuando el rival lo estrujó bastó un tiempo muerto para dejar las cosas peor que estaban. Lo que al Rioja le costó cinco minutos de pico y pala, el COB lo deshizo en uno y medio de talento y sonrisas cómplices.

Aquí suman todos. Kapelan se peleó con el aro durante tres cuartos, pero se enamoró de él en los cinco primeros del último. Cuando hacía falta dijo 'aquí estoy yo'. Contundente con un rival que llegaba necesitado y al que le cuesta levantar la cara. Lógico. Un Rioja al que el orgullo y la calidad le permitieron llegar con opciones al final pero al que le faltan defensa y relevos fiables para ganar a equipos en dinámica contraria. Nada y nada con la sensación de que no existe orilla.

Galarreta y Gerun hicieron los posible para evitar el descabello ya en la primera mitad. Lo consiguieron hasta que Gonzalo García de Vitoria alzó la voz y destapó el rotulador. Un 12 a 2 que dejó el tira y afloja en 16 puntos (40-24).

Y en la segunda mitad no cambió mucho más el decorado. La mitad de los 19 puntos que consiguieron los ourensanos los dilapidaron olvidándose se defender. Garrido subió dos velocidades al partido y Galarreta cambió la distancia por el camino directo al aro. Al menos había partido (58-49).

Y otra vez salió a flote un COB que no debe ser casualidad la fiabilidad que demuestra en los momentos más complicados. Castigado por las faltas y amenazado de verdad por un Rioja crecido pero de nuevo solvente. Wright anotó cuando más 'apretado' estaba, Mitrovic dio señales de vida y Christian Díaz hizo de líder. Completaron a Kapelan para asegurar una victoria más. La octava de un equipo que ya gana por costumbre sin importante el nivel o el momento del contrario.

Un mes de noviembre clave lo cierran los ourensanos con un borrón ante el Araberri y cinco victorias de mérito. El viernes empiezan diciembre ante uno de los 'grandes', en Burgos, aunque para gigantes, ellos.