LEB ORO

La salvación del COB, en un partido que sobró

COB
COB
63
76
Palma
Palma
Una de las imágenes del partido disputado este viernes entre el COB y el Palma.
Una de las imágenes del partido disputado este viernes entre el COB y el Palma.
La salvación del COB, en un partido que sobró

Tras una segunda vuelta con partidos para recordar, el Río Ourense Termal despidió la temporada con uno que sobró. Sin chicha. Un partido en el que pareció faltarle la energía, sin acierto y contra un rival que fue siempre con medio cuerpo de ventaja. Con una grada indecisa, como su equipo.

Fue un constante sí pero no. Un COB a remolque en el juego y en el marcador, pero también con la sensación de que un cambio de ritmo podía darle la victoria. Un plus que no llegó nunca. Lo mejor fueron los  arreones individuales, pero nunca tres ataques seguidos buenos, ni dos defensas convincentes.

Al Palma no le discutió nadie la victoria. Nunca tuvo que poner a prueba la presión del que llega necesitado y siempre encontró jugadores a los que recurrir para mantener la distancia de seguridad. Consiguió rondar los diez puntos de ventaja en el segundo cuarto y los recuperó en el tercero sin tener que lucirse. Antes del descanso, un par de canastas de Johnson y el esfuerzo permanente de Ndoye. Y al regreso del vestuario, un parcial de 6-0 irreal (43-43). El partido volvió a su estado natural por su propio peso. En la segunda mitad del tercer cuarto, el COB encajó un 4-12 premonitorio.

El último acto fue un resumen perfecto de todo lo anterior. Un equipo peleado con el aro. Sin ideas, pero sobre todo nefasto en el tiro exterior. Y otro cómodo y confiado.

A estas alturas el COB estaba todavía en peligro. Los resultados de la jornada lo enviaban a un último partido en Huesca temible, con la permanencia en juego. Por suerte, el Palencia ganó en Lleida y evitó males mayores. Tampoco habría sido justo para un equipo ourensano que se ha ganado la continuidad en la liga con una remontada complicada de repetir.

Cayó contra el Palma con justicia. La misma con la que se ha ganado el aplauso sincero de una afición que ha disfrutado con partidos inolvidables. Aunque el de ayer sobrase, la liga queda como la continuidad de un proyecto al que solo le falta un poco más de cariño para aspirar a objetivos que el club, el cuerpo técnico y la afición se merecen.

La continuidad en la LEB Oro está garantizada. Ahora falta saber si puede ser con algo más de apoyo y con menos apreturas. El COB se lo merece, pero eso en esta ciudad no garantiza nada.