ZONA COB | LEB ORO

"Viacrucis" del COB en el Pazo

PRAT
COB
65
75
COB
Castelló
Los jugadores Rozitis y Uzas, del COB, tras finalizar el encuentro.
Los jugadores Rozitis y Uzas, del COB, tras finalizar el encuentro.
"Viacrucis" del COB en el Pazo

El COB cayó derrotado ayer en un irregular encuentro disputado en el Pazo Paco Paz frente a un Amics Castellón que se postula como uno de los favoritos en el play off de ascenso.

Un Río Ourense Termal que fue a tirones durante los 40 minutos de partido, no tuvo acierto desde la línea de tres puntos y pagó una mala segunda mitad, en un partido en el que los árbitros se convirtieron en los protagonistas de un particular "viacrucis" cobista.

Tal y como anunció Gonzalo García de Vitoria en la previa, el choque comenzó con mucho ritmo y dos duelos claros. El primero en la línea exterior entre Faner y Johnson y el segundo en la pintura entre Rozitis y Rowley.

En el intercambio de golpes de los primeros minutos, el COB fue capaz de abrir la primera brecha en el marcador, un parcial de 8-1 (12-6) comandado por Jhornan Zamora con una buena defensa de todos sus compañeros, que obligó a Castellón a pedir un tiempo muerto.

La segunda falta personal de Rozitis cuando faltaban cuatro minutos para terminar el primer acto le envió al banquillo, y con ello resucitó Castellón. Dos canastas consecutivas de Sabonis y un par de detalles de Juanjo García dejaron el parcial en 21-23 para los visitantes.

Los colegiados fueron el objeto de la ira de los aficionados en el inicio del segundo periodo (en otros momentos puntuales también lo fueron), en el que apenas dejaron jugar. En ese tiempo, el COB entró en bonus y los de Toni Ten marcaron la máxima renta hasta ese momento a base de tiros libres y dos canastas seguidas de Chema García (24-31).

Ahí, resurgió el COB. Zamora tirando de galones y apoyado en Davis Rozitis con tres tapones casi consecutivos dieron la vuelta al marcador, para impotencia de un rival que vio como el marcador se ponía en tres minutos en 40-33 para los locales (16-2 de parcial).

En la última jugada antes de visitar los vestuarios, el propio Zamora anotó una canasta de talento frente a Sabonis que dejaba el partido en 42-33.

Tras el paso por el vestuario, nueva canasta de Rozitis y apagón. Enredados en el juego del Castellón, con posesiones cortas y cierta permisividad arbitral, los ourensanos se fueron diluyendo para crispación del abundante público en el Pazo, que consideraba injusto el trabajo de los 'jueces'.

Nkaloulou primero y Gatell después, fueron los artífices de una remontada que no fueron capaces de completar gracias a detalles de talento de Johnson, tan lúcido hacia canasta como imberbe en la defensa a sus pares (55-51).

Un 0-12 de parcial en los cinco primeros minutos del último acto culminaron la remontada visitante (55-63), que tuvieron respuesta con dos triples seguidos de Manzano y Uzas, pero para entonces la lucidez ya no estaba (61-65).

Tras un nuevo tiempo muerto de  Castellón, Charles Nkaloulou con siete puntos anotados de forma casi consecutiva y Edu Gatell con un triple a falta de algo menos de dos minutos (65-73), completaron el trabajo de los visitantes antes de que los árbitros pusieran la puntilla final con una antideportiva con el partido decidido (65-75).