LEB ORO

Una derrota sin nada que objetar

PRAT
Huesca
72
69
COB
COB
Rozitis machacando el aro en el Municipal de Huesca.
Rozitis machacando el aro en el Municipal de Huesca.
Una derrota sin nada que objetar

El Río Ourense Termal puso el punto y final a la temporada con una derrota en Huesca. Sin nada de lo que avergonzarse pese a viajar sin objetivo alguno en la maleta. Cayó con la misma actitud impecable que mantuvo a salvo el vestuario cuando caían piedras y que le hizo dominar la segunda vuelta de la liga cuando pisaba pétalos de flores.
Compitió por la victoria y por la justicia clasificatoria sin importarte a quién favorecer o perjudicar. Obligó al Huesca a ganar por méritos propios y a sudar la permanencia hasta el último segundo.

La intensidad defensiva fue el lunar de los cobistas en la primera mitad. Un problema recurrente en el último mes y medio de competición y que le hizo ir claramente a remolque hasta el descanso. El Huesca confirmó el porqué de la situación en la que se encontraba, pero jugó siempre con medio cuerpo de ventaja gracias a las transiciones ofensivas y a los rebotes de ataque. Por 12 puntos llegaron a mandar los locales (32-20) sin tener nunca acierto exterior ni hacer daño en el juego en estático.

El COB malvivió de acciones aisladas y camufló como pudo las limitaciones de los menos habituales pero ayer protagonistas. Pero tampoco se fue del partido y cambió de marcha tras el descanso. A la que aumentó la intensidad defensiva empezó a dominar el juego. El Huesca, sufrió para encontrar puntos ya sin juego a la carrera y el COB se enganchó al partido con un parcial de 3 a 10 (44-43).

Minutos finales

Johnson falló dos triples para poner al COB por delante y el Huesca intentó estirar su ventaja gracias a un par de penetraciones de Pérez y Motos. Pero el partido ya estaba donde menos que ganar tenían los locales. En un final igualado con toda la presión para ellos y nada que perder los ourensanos.

El COB no supo ganar el partido. Le faltó acierto en tiros abiertos . Y tampoco se marchó de él. Con los tiros libres como sustento y Trist como mejor referencia en ataque.
Decidieron un par de detalles y fueron de Sergio Rodríguez. El canario anotó un triple y cuatro tiros libres que decidieron el partido y valieron una permanencia. Como casi siempre, ganó el que más lo necesitaba.