LEB ORO

COB - Breogán: mucho más que un partido

Fran Crujeiras, Sony Vázquez y García de Vitoria recuerdan su experiencia a lo largo de la historia del derbi COB-Breogán

Imagen de los minutos previos al quinto partido del Play Off de ascenso.
Imagen de los minutos previos al quinto partido del Play Off de ascenso.
COB - Breogán: mucho más que un partido

El Club Ourense Baloncesto inicia este fin de semana la segunda vuelta de competición ante un rival especial, el Breogán de Lugo.

No es un partido más, es el derbi entre dos rivales históricos que se han cruzado en más de una treintena de ocasiones en ACB y LEB.

Casi treinta años de baloncesto, de recuerdos, canastas imposibles y algún que otro sinsabor, especialmente en tierras ourensanas, en las que el COB no ha sido el mejor de los anfitriones en cuanto a resultados.<p></p>

El bagaje, cinco victorias en el Pazo Paco Paz frente a las 11 que se han llevado en el autobús los lucenses, antes de afrontar uno de los partidos más desigualados (en cuanto a clasificación) de la historia de ambos clubes. Colista frente a primer clasificado de la LEB Oro en un partido siempre impredecible, lleno de tensión y con resultados ajustados, al nivel de una afición que volverá a responder a la llamada.

Lejos ya en el tiempo, el primer triunfo del todavía Caixa Ourense se produjo en la temporada 90-91, con Ángel Navarro en el banquillo y con Brad Wright y Fran Crujeiras como máximos anotadores de un partido que finalizó con un 91-80 en el marcador de un Pazo a rebosar.

"Fácil victoria del Caixa Orense frente al Dyc Breogán" rezaba la portada de La Región del 11 de octubre de aquel año.

Uno de los protagonistas de esos primeros choques en la ACB, Fran Crujeiras, recuerda esos derbis como "de una presión enorme. A nivel ciudad, de entrenamientos, en el Pazo... todo era especial".

Con el paso del tiempo, los recuerdos se ponen en su lugar y el que fue pívot titular del COB durante varias temporadas afirma que "guardo dos recuerdos. La rivalidad con mi enemigo en la cancha e íntimo amigo fuera, Manel Sánchez, y después,el año de Darrell Armstrong. Esa temporada jugué muchos minutos pero fue el que menos tiré. Creo recordar que fueron 0,8 por encuentro. La verdad es que Armstrong y Thompson asumían el peso en OURENSE. 09.03.2013. PACO PAZ. ENCUENTRO DE BASKET COB - BREOGAN. FOTO: MIGUEL ANGELataque y metían, vaya si metían. Fue el mejor equipo en el que jugué", zanja.

Años sin cruzarse

Los saltos de categoría de ambos equipos hicieron que los caminos de ambos clubes no se cruzasen demasiado en los siguientes años, aunque las veces que sucedió, siempre fueron con el mismo resultado, victoria lucense.

Otro protagonista de la historia cobista, Sony Vázquez, recuerda aquellos años y el partido en el que se rompió la racha, 19 años y medio después.

En marzo de 2010, un triple de Sean Ogirri ante la defensa del breoganista Betinho Gomes en los instantes finales del encuentro daba la victoria al COB por 64-63, para éxtasis de la sufrida afición de un equipo que no pasaba por su mejor momento.

"Con Sean (Ogirri) nunca sabías muy bien lo que podía hacer. Recuerdo esa canasta y lo bien que había jugado. Nosotros estábamos peleando por la permanencia y esa victoria y la de Lugo nos dieron mucha fuerza".

Sin embargo, la relación de Sony con los derbis es más profunda. Y es que el según el alero ourensano "soy profesional e hice carrera al nivel que llegué gracias a un derbi frente al Breo en el Pazo. Yo venía de no jugar nada en todo el año y pensaba en volver a Portugal o jugar en EBA, pero la semana de ese encuentro Valdeolmillos echó a Dicenta y a Hernández, por lo que tuvo que apostar por mí. Jugué 37 minutos y metí 19 puntos, pero perdimos con un tiro mío en la última jugada. Todavía recuerdo la bronca de Ray Smith al terminar", afirma entre sonrisas.

La época moderna y el ascenso

El paso por el infierno de la LEB Plata y un mal año de vuelta dio lugar al fichaje de Gonzalo García de Vitoria, que puede presumir de haber ganado dos veces en el Pazo al Breogán en la misma temporada.

Cinco campañas dan para muchos recuerdos, unos mejores que otros. "Al margen del ascenso, que fue lo máximo, me acuerdo del primer derbi, perdimos con una canasta en falta de McGhee sobre Kale. Por aquel entonces todavía no entendía bien la rivalidad que se vivía, pero con el paso del tiempo se ha hecho el partido más especial del año. Fíjate si lo es, que cada vez que escucho el himno gallego se me viene a la mente el quinto partido del ascenso y se me pone la piel de gallina".

Con respecto al partido del sábado, García de Vitoria destaca que "nos medimos a un transatlántico. De todas formas, estamos explicándole a los chicos nuevos que no es un partido más. Lo saben y lo darán todo para competir contra el favorito, pero sé que después del partido y ver el ambiente que se vive, no lo olvidarán".