LEB ORO

Palma: qué viene el lobo

El equipo balear, que partía como uno de los favoritos a jugar el play off, no ha sido capaz de salir de la zona baja en toda la temporada

Rafa Huertas intenta encarar el aro ante la defensa de Jhornan Zamora. (Pere Antoni Ramas)
Rafa Huertas intenta encarar el aro ante la defensa de Jhornan Zamora. (Pere Antoni Ramas)
Palma: qué viene el lobo

El COB recibe mañana (21:00 horas) a un rival que bien podría colgarse el cartel de la "decepción" de la temporada. Cuesta explicar la mala situación del Palma incluso para los que están dentro.

Rafa Huertas, jugó en el COB hace cinco temporadas y asegura que "está pasando algo muy parecido a lo que viví en Ourense. Aquel año las cosas tampoco salían y lo acabamos sacando sin jugar bien. Ojalá el final sea el mismo".

El escolta es una de las referencias de una plantilla diseñada para jugar el play off de ascenso y que se ha anclado a la zona peligrosa casi desde el principio: "Se nos hizo bola en las primeras jornadas y no supimos pararla. Somos un equipo demasiado irregular. Cuando jugamos bien damos un nivel bastante alto, pero cuando jugamos mal realmente somos muy malos". Y añade: "Creo que es un problema mental. Tenemos un equipo que no está bien estructurado, con muchas deficiencias, pero igual que la mayoría de los equipos de la liga. Si nos ves entrenar no piensas que vamos ahí abajo".

El club no se ha quedado de brazos cruzados. Desde la dimisión de Xavi Sastre y la llegada de Félix Alonso al banquillo pasando por los fichajes de Moritz Lanegger y Karamo Jawara. Los movimientos solo han dado resultados puntuales, pero el Palma nunca ha conseguido la continuidad que lo sacase del pozo.

"Le ganamos al Breogán y justo después teníamos dos partidos seguidos contra rivales directos y no tuvimos opción en ninguno. Luego ganamos en A Coruña y en el siguiente partido volvemos a perder en casa", recuerda Huertas.


Confianza en el entrenador


A dos jornadas del final, el Palma depende de sí mismo para evitar el descenso, pero su margen de error es mínimo. Tiene calidad y experiencia para ganar a cualquiera, pero ahora la presión es enorme. Lo reconoce el propio entrenador, Félix Alonso: "Nunca había estado en una situación tan delicada. No es lo mismo tener que luchar por ganar un título o entrar en play-off que tener que luchar por salvar la categoría. Esto no se lo deseo a nadie". El club renovó a Alonso por las dos próximas temporadas justo cuando parecía que escapaba de la zona baja, pero la decisión no tuvo el efecto esperado. El Palma volvió a mostrar su imagen más irregular.

Ganar mañana en el Pazo no le daría la permanencia matemática y la derrota tampoco lo descendería. Las cuentas son todavía imposibles de clarificar.

"Probablemente a las once de la noche se pueda clarificar un poco la situación pero aún así hasta que no acabe todo no vamos a saber quien va a descender. Tenemos que estar pendientes exclusivamente de nosotros. Nos da igual lo que hagan los demás. Sólo tenemos que preocuparnos de nosotros y cuando acabe el partido ya miraremos otras cosas. Cualquier circunstancia que nos distraiga nos va a pasar factura", comenta Alonso.

El COB tiene bastante más margen, pero tampoco está salvado. Los ourensanos reaccionaron precisamente desde el partido de Palma. A los visitantes los vienen avisando toda la temporada de que viene el lobo, pero no parecen haberle hecho demasiado caso. Si bajan no será por sorpresa.