ZONA COB

Tres minutos condenan al COB

HUESCA
Huesca
79
74
COB
COB
Jhornan Zamora trata de superar la defensa de Agustí Sans.
Jhornan Zamora trata de superar la defensa de Agustí Sans.
Tres minutos condenan al COB

Tres minutos condenaron al COB en su visita al Huesca. Los que van desde el 27 al 30 fueron los que decidieron un partido igualado al máximo en los 37 restantes. Fue el tiempo que aprovechó el Huesca para conseguir un parcial favorable de 13 a 0 que mandó el partido de un 50-50 y con constantes alternancias en el marcador a un 63 a 50 decisivo entre dos equipos totalmente parejos.

Un castigo contundente, fugaz y decisivo en un partido sin diferencia alguna hasta entonces. Tres minutos en los que el COB no fue capaz de ver aro y el Huesca no hizo más que insistir en un porcentaje de acierto en el tiro exterior que acabó siendo clave.

Gjuroski, Sans y Haws fueron los mejores de los oscenses en los 37 minutos de la basura de un partido concentrado en una franja que tuvo en Aukstikalnis y Hartwich a los protagonistas puntuales, pero decisivos. El lituano llevaba tres puntos con el partido empatado a 50, anotó dos triples consecutivos y acabó con 17. El alemán se hizo grande en una zona que Rozitis dominó durante el resto del partido. 13 puntos de desventaja que el COB estuvo cerca de remontar, pero al que primero le sobraron tres minutos y luego le faltó tiempo.


Reacción incompleta


Llegaron a ganar por 16 los locales (68-52) pero la reacción ourensana fue instantánea. Dos triples de Vidal y uno de Zamora estrujaron la renta (68-61) y obligaron al Huesca a sufrir hasta el final.

El base uruguayo asumió la responsabilidad en ataque en el último cuarto y el COB llegó a tener opciones de victoria. A minuto y medio del final y seis puntos abajo (74-68) se le señaló una antideportiva al Huesca. Vidal falló un tiro libre y Rozitis otro en la jugada posterior. Rodríguez se equivocó en una ayuda defensiva y Aukstikalnis volvió a aparecer (77-70).

Aún llegó a colocarse a tres puntos el COB (77-74), pero el Huesca, muy fallón en el tiro libre, consiguió ganar ya pidiendo la hora.

Segunda derrota consecutiva para un COB que volvió a demostrar que tiene defensa y calidad para competir en todos los partidos. 

El Huesca quizá no fuese ni mejor ni superior, pero sí más regular. Suficiente para ganar en una LEB Oro que esta temporada confirma su crecimiento en cada partido. Todos los equipos tienen puntos, centímetros, músculo y calidad. El COB también, pero ayer, durante tres minutos, se olvidó de todo ello a la vez. Y lo pagó.