Safety Car

Vuelta a las canchas

Vuelta a las canchas

El baloncesto autonómico ourensano está de vuelta. Más de tres meses sin el entretenimiento semanal de mucha gente que compagina la competición y entrenamientos con sus quehaceres diarios, demasiado tiempo como para no echarlo de menos, tanto jugadores como aficionados que se arremolinan en las canchas.

La Copa Galicia entre equipos de Primera femenina puso el balón en marcha de unas ligas senior que sufren por seguir adelante. Gastos federativos, sanciones, licencias y desplazamientos han creado una bola que ha puesto en evidencia las dificultades de muchos equipos por continuar con la tradición de décadas de muchos de ellos, no solo en las ligas de adultos, sino en competiciones de base.

Como consecuencia de todo lo anterior y un año más, antes de empezar a jugar, el baloncesto ourensano ha perdido a un equipo en competiciones senior y ya van muchos. Verín, una de las 'plazas' clásicas de la provincia ha optado por no competir en Tercera división masculina, espero que de forma temporal. La parte positiva de una mala noticia es que sus equipos de base siguen adelante, hay futuro para el Xuventude.

Polémicas aparte por temas que no vienen de hoy, es innegable la pasión por el deporte de la canasta en toda la provincia de Ourense.

En la mayoría de los casos con pocos medios, resulta envidiable ver como los pabellones de cualquier rincón de la provincia se llenan cada fin de semana de niños que intentan anotar sus primeros puntos, bocadillo en mano y balón bajo el brazo, sin mayor objetivo que pasárselo bien con sus amigos.

Ellos son el verdadero motivo por el que seguir adelante y por el que presumir.