Un albergue "puente" para los sin hogar

Un albergue "puente" para los sin hogar

Es lamentable que en el siglo XXI se siga viendo en las calles de A Coruña; algunos son inmigrantes que no lograron encontrar ese oasis de prosperidad económica que esperaban y terminaron en la marginalidad; pero la práctica totalidad son de aquí, bien se trate de casos crónicos sin hogar o de transeúntes de otras comunidades. La realidad es tozuda, frente a esa cotidianeidad que reflejan cada día las colas de los comedores sociales o esos guetos que llaman albergues de emergencia.

Si acaso habrá que cambiar la percepción sobre los objetivos de los actuales albergues, con la creación en este caso de un espacio de atención a las personas sin hogar, que sirva de puente para acceder a una vivienda y a una mejor calidad de vida. Como espacio de transición hacia la inclusión social hay que buscar soluciones innovadoras para favorecer esa salida de quienes buscan reconstruir sus vidas y puedan recuperarse del estado que cronifica su problema. La apertura de estas instalaciones estaría a cargo de la Alcaldía y de su Concejalía de Servicios Sociales, junto con otras entidades colaboradoras.

Con este motivo, algunos inmuebles públicos deberían ser explorados por el Concello con la finalidad de ser convertidos en ese albergue puente, como emergencia para abordar un Plan de Choque contra la Exclusión Sin Hogar.

El albergue puente es una comunidad, trabajando todos juntos para brindar servicios a quienes lo necesiten y empoderar a los individuos sin hogar a fin de reconstruir sus vidas; por lo que a los ciudadanos nos corresponderá en su caso ser los que aporten un apoyo complementario en recursos para que este proyecto se consolide y estos convecinos de la calle puedan transitar hacia un hogar permanente.

Las personas que habiten este albergue de transición serán los casos crónicos sin techo, los transeúntes e incluso las familias con problemas de desahucio que no tengan momentáneamente donde ubicarse; todo ello bajo la selección y propuesta de profesionales de los Servicios Sociales y esas entidades, quienes a veces han caminado de noche por las calles en una labor de apoyo y seguimiento, por ser quienes mejor conocen su realidad

Las instalaciones contarán con cuidados de salud y salud mental, apoyo para dependencia de estupefacientes, asesoramiento y apoyo para obtener una vivienda permanente y un empleo. Entretanto su situación se consolida los residentes contarán con acompañamiento las veinticuatro horas del día y los siete días de la semana, por el personal especializado.