La vida sana mola

La vida sana mola

Dicen que el hombre es un animal de costumbres, y estas le cuesta mucho desprenderse de ellas porque las considera parte de su ser. Nos gusta comer, beber, el rollo de siempre y además pensar que nunca nos va a pasar nada malo, que somos indestructibles. Pero a medida que vamos madurando y hacemos caso a los especialistas que velan por nuestra salud, vamos mejorando nuestra calidad de vida. A todos los elementos nocivos como el cigarrillo o las grasas saturadas los dotamos de personalidad y renegamos a despedirnos de ellos como a un mal amigo, pero amigo a fin de cuentas. 
Dejamos de fumar a regañadientes y ahora lo agradecemos enormemente, comemos alimentos de temporada y las comidas nos recuerdan a cuando éramos niños, y cada vez hacemos más deporte porque realmente sentimos libertad y felicidad dentro de nosotros. Todo indica que estamos dando pasos hacia delante en cuanto a nuestra calidad de vida. Viviremos más, mejor y encima con una sonrisa en la cara. Sin duda la vida sana mola.