Porta da Aira

El viernes día 29 de diciembre, nos reunimos por última vez los peñistas que han ido en aumento los últimos años, a pesar de las numerosas bajas de personas tan queridas y significadas en sus ámbitos, que prefiero no nombrar, pero que continúan en el recuerdo de todos.

Hemos coincidido los componentes de la Peña presidida por mí, con más o menos aciertos, durante muchos años, en algo indudable y es en la maestría de Hipólito para ofrecernos una serie de platos que lo harán insustituible. Una anécdota para el recuerdo, y que corrobora lo dicho: Camilo, exmaitre del Hotel San Martín, con su característica retranca y refiriéndose a Hipólito dijo: “Este rapaz apuntaba ya muy buenas maneras…”. Y así se consolidó como un referente de la hostelería ourensana y naturalmente, ya nada volverá a ser igual. Deja la impronta de un maestro, con un toque personal en sus especialidades que disfrutamos durante mucho tiempo, al igual que un sinfin de ourensanos. El Porta da Aira, formó parte de nuestras vidas, dejándonos recuerdos imborrables de los buenos momentos vividos y que, como dice la canción de Carlos Cano: no volverán.

Muchas gracias Hipólito en nombre de todos y un fuerte abrazo. Con el afecto de siempre, disfruta de tu merecida jubilación.