El berenjenal

Haciendo símil de la famosa frase, Pedro Sánchez se ha metido en un terreno que ya veremos si sale lo airoso que los españoles necesitamos.

Los malabares a los que se verá obligado se nos antojan como hacer química de alto riesgo con resultados que al menos a primera vista no inspiran la mínima confianza con la que debe de contar un gobierno serio y fuerte.

El cóctel que pretende experimentar puede dejar un reguero de inestabilidades. Esto solo nos hace pensar si para que el señor Sánchez llegue al puesto más deseado, que  no es otro que ser el ex presidente Sánchez. Eso ya lo tiene seguro (menuda bicoca, un seguro para toda la vida y gratis). Ahora con un poco de dignidad y mucho de respeto al pueblo español debería de dejar de remover la mierda dentro del gallinero que se ha montado en el hemiciclo, incluido varios zorros dentro, y convocar al pueblo a las urnas, a ver si con suerte para tenermos un gobierno serio y estable no es necesario llegar a este cóctel peligroso.

No es por aferrarnos a cualquier tiempo pasado a cualquier precio, pero si el teórico progreso y esas mejoras sociales que nos promete (habra que saber quién las paga) nos cuestan las entregas de parte de nuestra historia condicionadas a los feroces lobos sin escrúpulo que solo buscan las mejoras individuales y el acomodo de un futuro al que nosotros, los soldados rasos, tememos en demasía sin habérnoslo merecido. A ver si saca un poco de “sentidiño”. Más honrado sería prorrogar los actuales presupuestos para no bloquear el país como el bien sabe por experiencia propia y convocar elecciones.

Por José Rodríguez Gómez (Negreira) el
16/11/2018 09:57 h.