La tomadura de pelo del relator

La tomadura de pelo del relator

La soberanía nacional de España y los españoles no está en venta, sr. Sánchez, y a nuestro país, España, no le hacen falta mediadores disfrazados de relatores porque España no es la Venezuela de Maduro, por mucho empeño que independentistas y alguno más, pongan en ello. Este es el primer mensaje, cristalino y contundente.

La realidad es que la capacidad de asombro de los españoles es superada diariamente ante la infinita tomadura de pelo a la que nos someten nuestros políticos. En especial, la amalgama de partidos políticos encabezada por el PSOE, y que dicen gobernar este país. El presidente del Falcon y las "lubinas salvajes con champán", eso sí, a cuenta de nuestros impuestos, no nos deja de sorprender negativamente, día sí y día también, en su desmadrada carrera de agarrarse al poder, como sea y de la forma que sea, y a la vez de pactar con el mismo diablo sin pestañear. Pues bien, todo ello, presuntamente, nos confirma que hay un acuerdo entre el Ejecutivo con los separatistas para engañarnos a todos los españoles en referencia a la "mesa de diálogo" del Gobierno con la Generalitat.

Ya no me aventuro a decir cuáles van ser los próximos acontecimientos de nuestros particulares "episodios nacionales", porque las situaciones más esperpénticas se pueden dar sin que estos señores se ruboricen lo más mínimo. Hasta ese punto de degradación han llegado.

Mientras esto sucede, y focalizando ya nuestras preocupaciones en un marco más local, observó como una vez más lo del reequilibrio territorial en nuestra comunidad autónoma es una quimera, como de costumbre. Y digo esto porque el futuro a corto y medio plazo de la viabilidad empresarial e industrial pasa, sí o sí, por las plataformas logísticas empresariales, que son las que marcan la viabilidad y rentabilidad de las empresas y evitan su deslocalización. Pues bien, mientras tres provincias gallegas aglutinan 6.300.000 metros cuadrados, Ourense tiene únicamente 125.000, y eso que Xestur dispone de un millón de metros cuadrados, expropiados y pagados con nuestros impuestos, en un tojal llamado Val da Rabeda (a 500 metros del Parque Tecnológico y 1.500 metros de los polígonos  de San Cibrao y Pereiro).

Pero claro, gastar un euro en Ourense pues no interesa; aquí solo vienen a pedir votos en campañas electorales, para lo demás ya están otros. Y ahí están los datos oficiales: Ourense, superficie industrial logística 125.442 metros; Lugo, 2.135.000 en total, 2.090.000 industrial. Monforte, 307.000 total,173.000 empresarial. Santiago, 1.382.000 total, 778.000 industrial. Arteixo, 1.479.000 total, 938.000 metros industrial. Pontevedra, 952.000 total, 387.414 industrial. Total sin Ourense: 6.255.000 metros de plataformas logísticas. Ourense, recuerdo, 125.000 metros ubicados en la ciudad del transporte de San Cibrao.

Esto no es defensa de los localismos, no lo es, es pura y dura supervivencia empresarial en la provincia más débil económica e industrialmente de Galicia. Y el que quiera entender que entienda.