¡La hostia!

Ganar es importante. Más lo es cuando ese triunfo es ante un gran rival -como fue el caso-. Y si además este triunfo se produce tras remontar 16 puntos de desventaja, con momentos para la épica, con la grada puesta en pie y ya en el tramo final del partido... entonces ya es ¡la hostía! Fue como rememorar aquellas gestas de Angel Nieto (12+1 campeonatos mundiales de motociclismo) que partiendo desde atrás y una vez llegado el último tramo de la prueba iba superando rivales hasta cruzar primero la linea de meta. Porque así fue el desarrollo y triunfo final del Río Ourense Termal ante el histórico Manresa. ¡Qué mejor modo para engancharse al baloncesto!

Así sucedía: vuelta del descanso, 16 arriba, para Manresa. Distensión y calma en su banco, sin percatarse que el COB, no solo había puesto ya el balón en juego, si no que además, aprovechando la "ausencia" de su rival, ya había conseguido 8 puntos consecutivos. Comenzaba la remontada y el espectáculo. Todo bajo la dirección de Reggie Johnson, recuperaciones, penetraciones y sobre todo muchos puntos. Hasta el técnico visitante, Aleix Duran, incontrolado y para choteo de la grada, saltó a la cancha -literal- para, a gritos, demandar mayor intensidad. 

Siendo Johnson el más beligerante, no fue el único, pues Trist -rebote y puntos-, Ndoye -"te ganarás el pan con el sudor de tú frente" que diría el recordado Andrés Montes- y hasta Ahonen, también mostraron su arrojo a la hora de lanzarse hacia campo rival. Y todo el equipo, en los momentos decisivos, a la hora de defender. ¡Qué mejor colofón! para casi sellar la permanencia. Y mira que si hay más...