Por cojones

En el descanso del derbi tuve la oportunidad de saludar al técnico Tim Shea, aquel que siendo capaz de convencer a los Turner, Thompson, Kea, Aisa, Pérez, Ortíz...también lo fue de conjugar resultados y espectáculo. Siendo los recursos muy limitados, el técnico norteamericano, entendía que había que "agudizar el ingenio" a la hora de reforzar el equipo. Ya con el devenir de la temporada y una vez alcanzado el play off por el título de la ACB, en la previa ante el FC Barcelona, una vez superado el Andorra en el primer cruce, el técnico, muy dado a las comparaciones, eso sí, a su manera, entendía que el equipo debía pelear "como una prostituta por el último cliente de la noche". Eran sus palabras. Así lo hizo el COB en aquella ocasión y así lo repitió, para satisfacción, no solo de aquellos aficionados más veteranos, si no de todo el Pazo, en el clásico ante el Breogán.

Tal fue la acometida del COB que el conjunto lucense fue incapaz de "incorporarse" al juego hasta bien entrado el tercer cuarto. Desconcertados sus jugadores más imprescindibles -Salva Arco no es capaz de jugar en el Pazo con otra camiseta que no sea la del COB-  los relevos -acongojados ante el hostigamiento ourensano- ya ni llegaron a bajar del autobús.

Incapaz el Breogán en lo físico más lo fue en lo táctico. Sin duda que Gonzalo García de Vitoria había preparado más y mejor el partido, manejando más variantes tácticas, no digamos en cuanto a las rotaciones, que su homónimo Natxo Lezcano. Quizá el COB no haya realizado los fichajes más rutilantes, pero sí parece haber acertado incorporando los complementos precisos. Sobre cualquier otra cuestión, el conjunto ourensano, fue capaz de dejar a su rival por debajo de los 70 puntos. Y a eso es a lo que debe jugar el Rio Ourense Termal en lo que queda de temporada. Ha encontrado el camino.