El timo de las pensiones

El timo de las pensiones

El secretario general del PSOE lleva toda la semana, y lo que te rondaré morena, contando su fórmula para reformar el sistema público de pensiones y lograr que los pensionistas cobren pensiones más altas. Pedro Sánchez propone varias medidas. Primero crearía dos impuestos nuevos, uno sobre la banca y otro sobre las transacciones financieras. Conviene saber que difícilmente los socialistas podrían imponer estos impuestos porque la Unión Europea no se lo permitiría. Y, además, hay que tener claro que en caso de que lo consiguiera lo acabarían pagando los ciudadanos por la vía de mayores comisiones, menos remuneración al ahorro, etc. La idea de que como los ciudadanos hemos rescatado a la banca, ahora la banca tiene que salvarnos a nosotros es absolutamente falaz. Los españoles rescatamos a las Cajas de Ahorro, entidades ruinosas gobernadas por políticos o por gestores nombrados por los políticos de todos los colores, que tenían poco de gestores profesionales y menos aún de independientes del poder. Por cierto, entre ellos, el propio Pedro Sánchez.

La segunda idea de los socialistas es subir las cotizaciones sociales de los tramos de renta donde habitan los profesionales. Es decir, tramos de salarios entre 40.000 y 65.000 euros brutos anuales. A la postre una subida de las cotizaciones sociales, es decir un aumento de los costes laborales, que acabaría repercutiendo en el empleo, que es la madre del cordero para reducir el déficit de la Seguridad Social. No es la única pieza, pero sí muy importante. 

La tercera idea es volver al sistema por el cual la revalorización de las pensiones se haría de nuevo tomando como referencia el IPC. En ese momento, el sistema petaría, ya que cada año -y más a partir de 2023 cuando se incorporen los miles y miles de nacidos durante el llamado "baby boom"- son más pensionistas los que se incorporan y con pensiones más altas. Mientras, los que se suman al mercado laboral son cada vez menos teniendo en cuenta el índice de natalidad de España que es de los más bajos del mundo.

Llegados a este punto es fácil concluir que Pedro Sánchez en su idea de parecer más de izquierdas que Podemos y aun a riesgo de demostrar que de economía anda flojo, nos ha querido meter un gol, sobre todo a los millones de pensionistas, considerando que éstos se creen lo primero que se les dice sólo por el mero hecho de que suena bien. Es puro populismo. No arregla absolutamente nada. De hecho, con sus medidas no se cubriría el déficit de la Seguridad Social, por lo que debería seguir recurriendo al endeudamiento. No sólo no tendría recursos para volver a engordar la "hucha de las pensiones" sino que debería seguir tirando de deuda. Hay una comisión de estudio en el Congreso. Lo más práctico sería trabajar en ella, escuchar a los expertos y dejar de hacer demagogia con las pensiones y los pensionistas. Tenemos un problema, soluciónenlo.