La batalla de Madrid

La batalla de Madrid

La salida abrupta de la vida política de la hasta hace unos días Presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha hecho que la importancia de las elecciones que dentro de trece meses tendrán lugar para elegir tanto a quien sea el Alcalde o Alcaldesa de la capital, como al nuevo Presidente de la Comunidad crezca exponencialmente. Todos los partidos se preparan ya para una batalla que se prevé dura y muy determinante para lo que vendrá después, que serán las elecciones generales.

Quien peor lo tiene, sin ninguna duda, es el PP, por varios motivos: en primer lugar, porque corre el riesgo de perder el gobierno en una de las Comunidades más importantes donde todavía lo conserva. Todas las encuestas publicadas en las últimas semanas dan a Ciudadanos como vencedor en las elecciones a la Comunidad, con una distancia cómoda sobre los populares, lo que conllevaría que el partido de Rivera podría, desde la comodidad que le daría ser el partido más votado, elegir socio para gobernar: bien el PP o incluso el PSOE.

Pero además, es que el PP, tras la marcha de Cifuentes tiene que designar candidato, no sólo para la Comunidad, sino también para el Ayuntamiento de Madrid. Algunas filtraciones provenientes de las propias filas populares apuntan ya al tándem formado por la actual Vicepresidenta de Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y al actual vicesecretario general de comunicación del PP, Pablo Casado para esa tarea. Habrá que ver si Sáenz de Santamaría, que siempre se ha dicho que aspira a ser la sucesora de Rajoy, quiere dar el paso de presentarse a unas elecciones autonómicas o municipales en las que el riesgo de perder es grande, lo que conllevaría un duro golpe a sus planes sucesorios de Rajoy.

Ciudadanos está ante la gran oportunidad de cosechar un triunfo de un calado político importante, al menos similar al que supuso ser la fuerza política más votada en las pasadas elecciones autonómicas en Cataluña del pasado mes de diciembre. Si el partido presidido por Albert Rivera consigue ganar y gobernar en el Ayuntamiento de la capital y/o en la Comunidad de Madrid, esa sería la mejor rampa de lanzamiento hacia el triunfo en las elecciones generales, que tras el acuerdo alcanzado por Rajoy con el PNV para que este partido apoye los Presupuestos Generales del Estado, muy probablemente tendrán lugar en junio de 2020. El PSOE y Podemos también se la juegan en las elecciones municipales y autonómicas en Madrid aunque por diferentes motivos. Los socialistas no pueden permitirse un mal resultado y los de Pablo Iglesias aspirarán, al menos, a quedar por delante del PSOE en la lucha que mantienen ambos partidos por ser el referente de la izquierda. Lo dicho, la batalla en Madrid está servida y habrá que seguirla muy de cerca por las consecuencias que pueda tener para la política nacional.