Que no se juegue

No importa que no haya medalla. Que se la queden. Ni que el oro lo vuelvan a ganar los de casi siempre. Enhorabuena. Me pido no jugar si con eso nos dejan disfrutar un poco más de ellos. Que no se gaste la penúltima oportunidad de ver a un equipo que no tendrá competencia en el deporte español. Capaz de ganar por costumbre, de hacer que salga siempre cara sin hacer trampa, de guiñarle el ojo a los partidos decisivos.
El partido de esta tarde es como el día previo a la despedida de un verano de juventud en el que has conocido a la chica de tu vida. Como las últimas horas del día de tu boda. Como las últimas páginas de ese libro que recomendarás a todo el que te cruces. Ha sido precioso. Gracias a quienes nos permitieron verlos en Ourense. Gracias a todos los jugadores que han ido completando un equipo inolvidable. Gracias Gasol y compañía por habernos hecho disfrutar tanto de un deporte que para unos pocos no tiene competencia. Gracias a vosotros, unos pocos más.