Agibílibus

En los medios de comunicación, a lo largo del año se nos informa de diversos datos estadísticos y también de porcentajes, pero poco de comparaciones. Trataré de explicarme. En cuanto a porcentajes, la ingrata noticia de la triste miseria que nos suben a los jubilados. Esto es algo así como que las largas jornadas de nuestra vida laboral de trabajos penosos, tóxicos e insalubles, incluidas las labores en presas, carreteras, puentes, túneles, minas etcétera, hubieran sido nulos, estériles. La aportación a nuestra querida España quedó en el olvido. Es el olvido de la copla: adiós con el corazón/que con el alma no puedo...!

Pero las estadísticas, después de informarnos de los goles que metieron Messi y Ronaldo en la Liga del pasado año y de la pasta que ganan los jugadores y entrenadores (menos los encargados de cuidar el césped para que el balón bote bien), existen otras estadísticas muy diversas de caminantes por la vida, a saber: pillos, bribones, gandules, carotas, tunantes, caraduras, cantamañanas, majaretas, chiflados, sinvergüenzas, pícaros, golfos, gilipollas e "intrépidos" como, por ejemplo, Artur Mas, pobrecito venido a menos en sus pretensiones independistas.

Y después de la emocionante enumeración de tantos virtuosos, más pillos e ingeniosos que el escudero de don Quijote, el histórico Sancho Panza, por cierto que sería pecado gravísimo olvidarse de que in Spain son pocos los coñones como Sancho Panza pero muy hábiles y astutos los que tratan de llenar la "panza".

Como epílogo de estas deslabazadas letras irrespetuosas con la sintaxis, les aclaro que según el diccionario de la Real Academia Española, "Agibílibus" significa: "Habilidad, ingenio, a veces pícaro para desenvolverse en la vida". Y en todo el territorio español-galaico, sin duda hay muchos practicantes del "agibílibus". Tal como están las cosas, me apunto a un cursillo de futurología que por aproximación viene a ser "aprendizaje de velas vir".