Milagro

Hoy, lunes, día 8, aparte La Región, he leído otros tres periódicos nacionales y mi gran sorpresa ha sido -cosa sumamente extraña- que en ninguno de ellos aprecian algún motivo sobre la palabra de moda, "corrupción", probablemente el vocablo más leído en estos tiempo de los que figuran en el Diccionario de la Real Academia Española.

La falta en la prensa de esta palabra, aunque parezca exagerado, se convierte en algo insulso, como si de una omisión se tratara como si, al no aparecer que fulano o mengano estén imputados en delitos de prevaricación o tráfico de influencias.

Los que vulneran el Derecho tienen como objetivo prioritario el dinero. La palabra ruro.

Les produce un placer orgásmico. Cierto es que el dinero ayuda a soportar la pobreza, pero también es verdad que "hay gente tan sumamente pobre que solamente tiene dinero". Con respecto al dinero cada persona es un mundo. En mismísimo Pablo R. Picasso decía: "Me gusta vivir pobre, pero con mucho dinero". Y en cuanto a la avaricia, mucho se ha escrito. Cada loco con su tema. Hay cosas de muy difícil arreglo. Diñeiro hai moito pero moi mal repartido. Hai que botarlle paciencia. Non queda outra.