Noche de paz

Hace 198 años que fue compuesto el villancico “Noche de Paz”, el más conocido del mundo. Fue compuesto por el padre Joseph Mohr con la melodía de su amigo Franz Xaver Gruber, maestro y organista, en Oberndorf, cerca de Salzburgo.

En la misa del gallo del 24 de diciembre, Joseph Mohr, cura con voz de tenor y que tocaba la guitarra, y Gruber, que poseía una bella voz de bajo, interpretaron por primera vez en alemán “Noche de Paz”, traducido después a 330 idiomas. Este bello villancico se canta en el periodo navideño con motivo del nacimiento de Jesucristo. 

Ese Jesucristo que en las iglesias se nos presenta como un niño recién nacido y a escasos metros aparece su figura crucificada. Esta semblanza pretende recordarnos una de las más bellas palabras del diccionario de la Real Academia de la Lengua Española: “Paz” (relación de armonía entre las personas, sin enfrentamientos ni conflictos) en un mundo convulso, hiriente, deshumanizado.

Ojalá que el cercano futuro año se nos presente lo más próspero y lo más humano posible. Palabras evangélicas son: “Amaos los unos a los otros como yo os he amado”. Un deseo muy cordial de felicidad y bienestar para todos mis paisanos ourensanos.