Pendejo

ay muchos motivos para estar aburrido, y también con cara de desencanto pusilánime, falto de ánimo. Unos quizá contrariados por esos días en los cuales la climatología nos obsequia con oscuros nubarrones o vientos desapacibles en donde el sol nos castiga sumergido tras las tinieblas.

La vida se nos presenta triste si no la afrontamos con un mínimo de ilusión. El ocio, en su acepción de inacción o total omisión de la actividad puede resultar pernicioso. Por el contrario, el asueto, sin una deter- minada predisposición puede conducirnos a sencillos momentos de entretenimiento. Trataré de explicarme. Buscaba en el diccionario el significado de la palabra penable (que puede recibir pena o ser penado) y poco más adelante me encontré con el vocablo "pendejo". ¡Ya tenemos el lío armado! Y pendejo viene a ser "de vida irregular y desordenada". 

Pero como el Diccionario de la Real Academia Española es tan rico en palabras como lo es el océano en litros de agua, observo que "pendejo" también está definido como "pelo que nace en el pubis y en la ingle".
Pero al definir el pubis nos dicen los académicos que el pubis es la parte inferior del vientre. No
obstante, al referirse a las féminas, puntualiza que pubis de la mujer se llama también "monte de Venus". Y uno se halla un poco celoso porque a los hom- bres esta parte anatómica podría distinguirnos -a los ourensanos- como "Montealegre", ese monte bonito, hermoso y con perdón un tanto lujurioso que tenemos en Ourense.

Como antes decía, el asueto puede conducirnos a sencillos momentos de entretenimiento. Y en las palabras podemos encontrar relax, distracción y palabras, muchas palabras de cuyo significado no tenemos ni remota idea. Sí ou non?