El rostro de la xenofobia

El rostro de la xenofobia

Pues al final va a tener razón Pedro Sánchez al decir que en el fondo es una suerte que Quim Torra haya sido elegido presidente de la Generalitat porque así en Europa y en el resto del mundo se van a enterar de verdad de qué van los independentistas catalanes. Y es que si algo ha fallado en estos últimos años ha sido que el Gobierno no ha sido capaz de explicar fuera de nuestras fronteras el verdadero calado del independentismo catalán. Pero con Quim Torra no caben dudas. El independentismo catalán tiene una vertiente xenófoba y supremacista que casa bien con los movimientos de la derecha más populista y reaccionaria de Europa.

Alguien que considera a los españoles "bestias con forma humana" fruto de un "bache en su cadena de ADN" recuerda demasiado a lo que decían los nazis respecto a los judíos y gitanos. Así que la mejor manera de explicar en la Unión Europea quienes son realmente los líderes del independentismo, es propagar a los cuatro vientos los tuits y los artículos escritos por el nuevo presidente de la Generalitat.

En otros países de nuestro entorno la elección de un político como Torra habría sido impensable, de ahí que el Movimiento contra la Intolerancia haya presentado una denuncia ante la Fiscalía por si los tuits y artículos del nuevo presidente de la Generalitat pudieran constituir un delito de odio. No sé qué dirán los tribunales pero es más que evidente que los escritos y opiniones de Quim Torra sobre los españoles destilan odio.

También me parece acertada la propuesta de Pedro Sánchez de modificar la ley para que los cargos públicos acaten la Constitución.¡Qué menos! 

Y vuelvo a preguntar cómo es posible que parte de la ciudadanía catalana apoye a quienes comulgan con el ideario fanático y xenófobo de algunos de sus líderes, hoy el más importante además de Puigdemont, Quim Torra.

Dice el refrán que no ofende quien quiere sino quien puede, y sinceramente los españoles no debemos sentirnos ofendidos por un tipo como Torra. Pobre Cataluña. Qué desprestigio para una institución como la Generalitat tener al frente a Quim Torra. Me pregunto si Carles Puigdemont ha elegido a Torra con algún fin malévolo.