Manuel Brañas

El silbador americano (Anas americano) es un pato ampliamente distribuido por las zonas húmedas de Norteamérica. Ave gregaria, que forma grandes bandadas, es muy ruidoso, la llamada típica del macho es un silbido trisílabo, Vive en áreas  abiertas, con alguna vegetación alta. Se alimenta de plantas, que  arranca debajo del agua, hace  los nidos en el suelo cerca del agua, agachados debajo de la  vegetación. 

Manuel Brañas es tranquilo como el pato americano, pero sus ruidos no son estridentes ni bullangueros, son mas bien lastimeros, vibrantes y sobre todo llenos de morriña y rebosantes de emociones, que es al fin y a la postre lo que el emite a través de las gaitas, zanfonas y los diversos instrumentos que este músico-artesano elabora en su ya histórico obrador.    

Manuel Brañas también es ave gregaria, fundador del grupo Arco da Vella, más tarde en compañía de Leonardo Blanco, Aser Álvarez, Isidro García, Eduardo Balvís, José Antonio Blanco ,Olga Brañas y Ana do Souto. Un día cantaron juntos, y entonces alcanzaron el más bello de los cantos y fundaron en 2002 Brañas Folk, una extraordinaria y autentica banda que tiene meritorios discos, innumerables conciertos y que conserva la esencia de lo autentico, sin traicionar  el concepto originario de su música, siempre del pueblo llano.

Manuel Brañas es un personaje muy especial, casado con Celia y padre de dos hijos, Olga y Guillermo, sus aficiones favoritas aparte de la música son la finca y últimamente la escultura de escayolas. Lector de libros y periódicos diarios, es hogareño, muy  familiar y totalmente casero. 

Manuel, es la persona más tolerante del mundo y de su carácter él piensa que en el termino medio está la virtud, cuando le mandan al principio rosma pero se deja guiar, es muy puntual, sus comidas preferidas son las truchas y el cocido, no le apetece la cocina de diseño. Algo que no soporta de los demás es la falta de palabra y honradez , su tema musical es "A Muiñeira de Ponte Sampaio", Manuel Brañas no es protagonista pero en su vertiente profesional siempre da la cara. Una rareza en estos tiempos, no ve ni futbol ni ningún deporte televisado y sí le encanta el canal Historia. Una anécdota que refleja una parte de su carácter: cuando fueron Brañas Folk a Argentina, él intentó meter una navaja en el avión, cuando se la requisaron delante de su grupo,  contestó con toda tranquilidad: "E para raspar as palletas, eu son gaiteiro". 

Manuel Brañas me trae a la memoria a Szpilman, "El pianista", es una película del año 2002 dirigida por Roman Polanski y con Adrien Brody como actor principal. Cuando el capitán Wilm Hosenfeld, al enterarse de que su prisionero había sido pianista,  le lleva hasta un piano y le pide que toque algo, en ese momento Szpilman ejecuta una desesperada pieza de Chopin (la primera balada Op. 23 en sol menor) ante un Hosenfeld que se compadece de él y a la vez muestra su admiración tras su brillante interpretación, de manera que no solo no le delata, sino que le esconde en el ático del edificio.

Hasta hace unos meses, a Manuel Brañas yo le conocía de solo de oído, durante muchos años solo sentía el gemido de una gaita que salía del obrador en el que trabaja, unas pocas notas de probatura que día tras día y año tras año,dan cuenta a los afortunados vecinos de que allí, en su creativo rincón siempre hay alguien que haciendo gala de una especial sensibilidad construye primero y hace sonar después el instrumento más característico y representativo de nuestra raza, el sonido de nuestra tierra. 

Manuel Brañas Méndez, el hombre silencioso, el que fabrica e interpreta los más bellos sonidos.