Hospitales, puertas abiertas

Hospitales, puertas abiertas

Entre marzo y abril, muchos hospitales españoles han abierto sus puertas para que los futuros médicos residentes conozcan sus instalaciones y servicios, con la finalidad de convertirse en la opción más atractiva para estos nuevos facultativos. Pero esta no ha sido la única ocasión en la que nuestros centros muestran al público sus entresijos. Jornadas de puertas abiertas, como por ejemplo “Conoce tu hospital” en el Álvaro Cunqueiro de Vigo, posibilitan visitas guiadas por sus instalaciones y servicios a la disposición de colectivos y asociaciones vecinales, profesionales, culturales y educativas.

En esta misma línea, el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO) también está desarrollando actividades similares para la ciudadanía, una experiencia muy satisfactoria para profesionales y vecinos. El Hospital de Verín no podía ser menos y así, hace apenas unos días, nos convertimos en los afortunados huéspedes de la Asociación de Diversidad Funcional Lisimi de Xinzo de Limia, fundada oficialmente en el año 2006, y desde 2009 en su sede actual en la Rúa Santa Mariña.

Acompañados por sus cuidadores y educadores, y sin interferir para nada en la actividad cotidiana del centro, las chicas y los chicos de Limisi pudieron conocer de primera mano las instalaciones y el funcionamiento de diferentes servicios hospitalarios, desde los no asistenciales, como el auditorio, las cocinas y los talleres de mantenimiento, pasando por los servicios centrales como consultas externas, sala de curas y extracciones, rehabilitación, laboratorio, farmacia, urgencias y radiología, finalizando en una unidad de hospitalización y el área de partos.

Me llamó la atención que algunos de ellos, al ser el Hospital de Verín el centro de referencia para los usuarios del Servizo Galego de Saúde de la comarca limiana, ya conocían nuestro centro. Nos contaron sus propias experiencias como pacientes o la de sus familiares. Distintas emociones estuvieron en todo momento a flor de piel, pues los profesionales que tuvieron la oportunidad de mostrarles en primera persona su lugar habitual de trabajo se quedaron conmovidos ante la curiosidad y el cariño que todas estas personas con diversidad funcional demostraron en todo momento.

Desde esta página abogamos para que este tipo de actividades se prodiguen, pues la humanización de los hospitales continúa siendo un reto permanente para quienes tenemos que gestionarlos cada día. Porque no hay mejor remedio que conocer cómo y dónde trabajan aquellos que están dispuestos en todo momento a cuidarnos, aliviarnos y confortarnos.