La calle Villar

Dicen algunos entendidos que esta fue la primera calle de la ciudad, aunque su recorrido y nombre es posible que hayan sufrido alguna modificación. Hoy nace en la antigua plaza de la Herrería, y pasando por delante de la fachada del Viejo Hospital de San Roque da entrada al Pompeo del instituto y alcanza a tocar la calle del Progreso. 

En tiempos, calle principal, que recibía a peregrinos y viajeros  en su tránsito hacia el puente Mayor, por el que cruzarían el Miño, de no quedarse a gozar del buen yantar y los buenos caldos de la ciudad.

La zona en concreto que aparece en la imagen llegó a disponer de hasta cinco hornos de pan (que yo sepa). El Horno de  Seara, padres de una de las figuras del futbol ourensano, Bolita, tuvieron allí su tahona. También la recordada Remedios, que aún produce añoranza en muchos paladares, con aquellas empanadas que ella “vestía", alguna de las sagas de panaderos de la zona, creo que con un cambio de ubicación, continúa con las manos en la masa…. 

Uno de los kioscos de prensa y revistas más conocidos de la ciudad, “La Marina”, la tienda de ultramarinos del Celsiño y el comercio de modas El Cristal, propiedad del padre de un buen amigo de colegio, (un saludo a Martínez). La plaza del Rastro, A Canella Cega, Rúa do Baño, García Mosquera, son calles y rincones unidos a esta vetusta calle. A todos  ellos y a algunos de sus habitantes intentaré dedicarle en breve un artículo. El bueno de Pepiño, la Obdulia, Los Marrón…..