Medio siglo del Rally de Ourense

Medio siglo del Rally de Ourense

Parece que fue ayer pero no, el próximo año, si Dios quiere, como se decía antes, se cumplirán cincuenta años de aquel primer Rally de Ourense que de la mano de nuestro añorado amigo, Estanislao Reverter, salía de la plaza Mayor de nuestra querida ciudad en aquel ya lejano día 1 de julio de 1967. Un viejo tango decía que veinte años no es nada, tal vez sea así, pero es que van a ser cincuenta, tío, y eso ya es otra historia, es nuestra historia, son nuestros recuerdos, proyectos, ilusiones, sueños... y los sueños, sueños son, de acuerdo, pero han pasado tantas cosas, ha pasado tanto tiempo. Para darnos una idea, en las verbenas del Posío de la época se podía bailar al ritmo de una canción como esta que, oyendo las letras de las ¿melodías? actuales, suponiendo que sean en un idioma que entiendas, que es mucho suponer, más que cincuenta años, parece que ha pasado una eternidad. Así, por ejemplo:

Dos gardenias para ti

Con ellas quiero decir

Te quiero, te adoro, mi vida.

Pero si un atardecer

Las gardenias de mi amor se mueren

Es que han adivinado 

Que tu amor se ha marchitado

Porque existe otro querer


Para los que participamos en aquel primer Rally de Ourense y que tenemos el privilegio y la suerte de seguir en la carrera de la vida; entre los orensanos: Carballo, De Castro, Menor, Pavón,Paz,Pedrouzo, Rivera, Ventura y tal vez alguno más, poco más, la llegada de estas fechas, en las que se sigue celebrando esta querida aventura, nos trae el recuerdo de tantos y tantos amigos que compartíamos afición y que ya no están con nosotros, pero que se quedarán en nuestra memoria para siempre. 

Para nuestra generación, el automóvil era el signo de la recuperación de nuestro deprimido país. Con aquellos utilitarios recorríamos nuestra geografía e íbamos a todas partes, todo se nos hacía pequeño a pesar de las primitivas carreteras y de la precariedad de los coches de la época. La primera vez que fui a Madrid desde Ourense en un Seiscientos, acompañado de Santiago García, tendríamos 18/ 19 años, nos pasamos; sí, sí, no es broma, nos pasamos de Madrid, no estábamos cansados después de tantas horas de viaje, seguímos andando en busca del centro de la ciudad, pensando en toparnos con la Gran Vía, Cibeles, etc. y cuando nos dimos cuenta, estábamos en San Fernando de Henares, todo porque al llegar al arco de triunfo de Moncloa, en lugar de seguir hacia la derecha, por la calle Princesa, fuimos a la izquierda, sería por llevar la contraria, por Cea Bermúdez, María de Molina, avenida de América y carretera de Barcelona; nos pasamos, sí, sí, y eso que íbamos en un Seiscientos. 

Como el próximo año se cumplen los cincuenta del primer Rally de Ourense, invito desde aquí a los supervivientes participantes y asistentes de aquella primera carrera, a celebrarlo de la mejor manera posible, incluso participando con cualquier “futingo” a la antigua usanza, aunque sea con los últimos números inscritos, sería nuestro último rally, nuestra última travesura, prometido, si todavía estamos, nos lo permiten las constantes y nos dan las licencias deportivas, gubernamentales, municipales y familiares. Podría ser ser un auténtico récord Guinnes la participación con cincuenta años de cadencia. Estas cosas, en los ambientes tuerca de Montecarlo, Silverstone, etc, las tienen muy presentes, las respetan y prestigian, cuidando a sus viejetes participantes, llevándolos sin complejos con sus insignias, chapas y escudos a cualquier control, llegada a meta o entrega de premios. Aunque ya sabemos que en nuestro país preferimos celebrar otras cosas. En todo caso, siempre podremos apropiarnos de la letanía “dos irmandiños” y brindar por los que estuvieron en aquel primer rally y que ya no están.
!Presentes¡ E. Reverter. ¡Bebe por nos! B.Tramont. ¡Bebe por nos! X. Posada. ¡Bebe por nos! 

A. Ruiz Gimenez, ¡Bebe por nos! J. Leal. ¡Bebe por nos! M. Murias. ¡Bebe por nos! etc. etc.