Guerra fría

La Guerra Fría entre el Este y el Oeste, entre Rusia y Estados Unidos, se basaba en una sola premisa: la destrucción mutua asegurada. Si disparas, disparo y adiós. Pero los dos bandos hablaban de que responderían con todas sus cabezas nucleares si eran objeto de un ataque del enemigo, que utilizarían su arsenal atómico solo en defensa propia y renunciaban a lanzar la primera andanada.

En pleno rifirrafe entre EE UU y Corea del Norte, el régimen de Pyongyang avisaba de que respondería con todas sus armas, incluida la nuclear, o sobre todo con esa,  a un ataque ordenado por Donald Trump. Por tanto el descerebrado de Kim Jong-un sigue la  principal norma la Guerra Fría, mientras que del presidente estadounidense es de esperar que haga los experimentos en casa y con gaseosa.