Morcillas

Se podrá decir que la Unión Europea no sirve para nada, que nadie entiende su funcionamiento, que es un nido de burócratas que crea más problemas que los que resuelve y que dilata la solución de problemas que la necesitan con urgencia. También  es cierto que aunque con retraso los acaba dando salida. Que se lo pregunten a los promotores de la Indicación Geográfica Protegida Morcilla de Burgos que acaba de aprobar la Comisión Europea, con la receta exacta que han de tener las morcillas que quieran llevar el sello correspondiente: cebolla horcal, manteca o sebo, arroz, sangre, especias y sal. Pero aquí viene el problema no todos los productores de morcillas utiliza ese tipo de cebolla, más cara de lo normal. Y donde los promotores de la IGP ven un futuro esperanzador para el producto, los otros consideran que se encarecerá y que no hay tanta producción de cebolla horcal para las morcillas que se venden.  La UE actúa bien pero la vuelve a liar.