El IPC y su utilidad actual

El IPC y su utilidad actual

Recuerdo un profesor de economía que nos explicaba la inflación como el dinero que perdías mientras lo guardabas en el bolsillo, lo que quería decir mi viejo profesor es que en la economía los precios pueden tender a crecer y en ese caso nuestro poder adquisitivo (el dinero del que disponemos para comprar), nos aportará menos servicios y productos y por lo tanto nuestra riqueza disminuye. Por tanto, los precios y su evolución se convierten en una variable de gran relevancia para las economías de los países, ya que determinan la capacidad de compra de sus ciudadanos, llamada demanda nacional, (les suena verdad….), por ello la existencia del IPC, Índice de Precios al Consumo, variable que mide la evolución mes a mes del conjunto de precios de productos y servicios más usados en un país, es un factor clave para medir su desarrollo. 


Además todos lo conocíamos hasta ahora por el ser el culpable de las subidas de precios de los transportes, de las tasas públicas, o de los alquileres, pero también en su descargo de la subida de los salarios y de las pensiones. Desde el mes de marzo y tras la aprobación de la Ley de Desindexación de la economía española, estas subidas desaparecen y ahora los incrementos de nuestros salarios estarán regidos entre otros por la productividad de nuestras empresas. 


Sin duda, no seré yo quien niegue la necesidad de mejorar la productividad nacional, pero también creo que muchos de nosotros (de sectores no tan competitivos) echaremos de menos a nuestro envejecido IPC, protector de nuestra capacidad adquisitiva.