Destino

Lo sabes, pero no cómo. Algún día será; y cuando llegue o te lo digan, no lo creerás: “¡¿Cómo va a ser, cómo a mí, cómo yo?!”
Ya te has acostumbrado a esta luz, a este aire…, a su voz.
“¡¿Cómo que siempre dormiré…, cómo que por siempre callará?!”