Soledad

Anda, ven aquí… ¿Por qué has hecho tanto daño? No te vayas y contesta. Dime, hijo, ¿por qué?”
 “Porque me encontraba muy solo”; dijo llorando el diablo.