Transfiguración

Y sintió en sus manos un sabor extraño, raro.

El pijama ahora era un sudario blanco; sus vísceras ya no le dolían, apuraban su partida.

No volvió a su cama, se marchó siguiendo el azul de la ventana.