Choca esos cinco

El apoyo del BNG en el Congreso a los presupuestos de José Luis Rodríguez Zapatero cuando gobernaba en minoría siempre fue a cambio de contrapartidas para Galicia, a pesar de que a Emilio Pérez Touriño le caía el marrón de minimizar con cabriolas mediáticas el impacto electoral de los acuerdos conseguidos por Anxo Quintana durante sus visitas a la Moncloa. Mientras el entonces vicepresidente de la Xunta enumeraba el acuerdo para el traspaso de nueve competencias, ponía el plazo del 15 de enero de 2008 para realizar el pago de la deuda histórica en materia social o fardaba de la concesión del número 065 para el transporte adaptado de las personas dependientes, el presidente se esforzaba en vender que él ya había dejado la negociación allanada.

En la discusión entre el PSdeG y el BNG por colgarse la medalla, los dos acabaron perdiendo frente a Alberto Núñez Feijóo en las elecciones de 2009 por una imagen que hizo que el 'bigobierno' se apreciase como desgobierno, pero Galicia salía ganando. Si con dos diputados se puede hacer política de Estado e incluso Estado desde Galicia, En Marea cuenta cinco actas que pueden condicionar la aprobación de las cuentas que elabora el actual Ejecutivo de Pedro Sánchez. Dos meses después de que Yolanda Díaz le enviase una carta a la ministra de Política Teritorial, Meritxell Batet, advirtiéndole de que "Cataluña no puede opacar la agenda gallega" sin que obtuviese respuesta, el actual portavoz de la confluencia, Antón Gómez-Reino, recordó durante la comparecencia de la ministra que "si Cataluña es importante, Galicia es igual como país y como nación". Y los cinco votos de En Marea serán capitales para que los presupuestos salgan adelante. Las exigencias son de justicia y de sentido común: avance en la financiación autonómica, el traspaso de la AP-9, como aprobó el Parlamento de Galicia por unanimidad, o la presencia de la Xunta en las negociaciones de la Política Agraria Común (PAC) y la pesca en la Unión Europea. "Es el segundo aviso y estamos en la antesala de la negociación presupuestaria", insistió Yolanda Díaz. Para chocar esos cinco, también se podría abordar el nuevo aumento del peaje en la AP-9 que planea Fomento mientras en la AP-7 catalana acaba de levantar las barreras para los usuarios habituales.