Ciudadanos o vecinos

Ciudadanos o vecinos

Terminado el recuento de las últimas elecciones gallegas, un dirigente del PPdeG resumió la pelea por la derecha: "Siempre he pensado que Ciudadanos en Galicia no pasaría de vecinos y el tiempo me ha dado la razón". Los 48.103 votos recibidos no sólo trizaban las aspiraciones del partido de Albert Rivera de marcarle el paso a Alberto Núñez Feijóo en caso de que no consiguiese mayoría absoluta, como había predicado en campaña, sino que lo dejaban sin representación parlamentaria. La elección de Cristina Losada como candidata, una periodista nacida en Vigo con un marcado discurso antinacionalista y radicalmente en contra de las políticas de normalización del gallego como de su uso mayoritario en las instituciones, no ayudó a los contados militantes que ponían la cara pidiendo el voto por las ferias del país. Losada representó el papel de candidata paracaídista porque diría lo mismo si se presenta en Murcia. 

Durante un tiempo dio la impresión de que en esta tierra de aristas y de artistas Ciudadanos no pasaría de un grupo de vecinos que se reúnen en cada periodo electoral para participar en la campaña con más ilusión que esperanzas bajo el tutelaje de Albert Rivera para hacer o deshacer listas con las consiguientes bajas y cabreos. Pero en julio de 2017, la formación naranja  nombró un nuevo comité autonómico para no despeñarse por el precipicio de la insignificancia, con Olga Louzao, su representante en el Concello de Lugo, en el papel de portavoz y el ourensano Laureano Bermejo como secretario de Organización. La nueva dirección consiguió desde septiembre a noviembre aumentar el número de afiliados en un 10%, superando los 500 en Galicia, y acaban de anunciar que el incremento se ha disparado hasta el 36%. Aunque Laureano Bermejo, un tipo entrañable, afirme que la media de altas en su formación es de "unas 50 al día" para insuflar ánimos a su parroquia de cara a las próximas municipales, la cuenta indica que se han producido unas 200 en los últimos meses, cantidad nada desdeñable. Cuentan con el viento a favor del resultado en las elecciones catalanas, pero con el lastre de las decisiones en Madrid. Ciudadanos acaba de respaldar el veto del Gobierno a debatir la transferencia de la AP-9 y está por saber si tiene agenda para Galicia.