El ejemplo de Ethel e Isabel

El ejemplo de Ethel e Isabel

La puntualidad de la llegada del AVE a Galicia se abordó de nuevo en el Foro La Región el pasado jueves. La lucense Isabel Pardo de Vera, presidenta de Adif, organismo dependiente del Ministerio de Fomento, fue presentada por Ethel Vázquez, conselleira de Infraestruturas. Gobierno central, en manos socialistas, y Xunta de Galicia, con dirección popular, compartieron atril en tiempos de revuelo electoral. "No Goberno galego estamos moi tranquilos de que Adif estea nas súas mans, confiamos en cumprir os prazos establecidos e seguir avanzando noutras obras como a variante exterior", confesó la conselleira, que también destacó su papel para desbloquear hasta 17 contratos que comprometían la ejecución de la línea entre 2016 y 2017 cuando ejercía como número dos del ente público.

Compañeras de estudios en la Escuela de Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos, Ethel e Isabel han brindado un ejemplo de lealtad institucional. El beneficio de una tierra por encima de los intereses partidistas, aunque quizá los reconocimientos chirrían menos cuando se buscan soluciones desde una perspectiva técnica en vez de profundizar en las diferencias políticas.

El Concello de A Coruña, en cambio, tuvo que esperar tres días a que la Autoridad Portuaria moviese un papel para poder instalar la gran bola de luces navideñas en la Marina. Y el Puerto argumentó que se había dado prisa para "no perjudicar a los ciudadanos". En Vigo se levantó ayer el precinto judicial en el muelle del accidente de O Marisquiño. El presidente del Puerto, el popular Enrique López Veiga, anunció que no arreglará la zona hasta que el juez no dirima responsabilidades. Apunta a Abel Caballero, lo paga el ciudadano.