La bicicleta

Después de pasarte dos décadas soñando con poder conducir y lamentando que tus abuelos la diñasen antes de contar, al menos, con la posibilidad de que un buen día te sorprendiesen con un coche de tropecientos caballos, como era habitual en muchos lugares de la Galicia rural, otros veinte años después el espejo de un centro comercial te puede devolver la imagen de las frustración por haberte quedado sin esa bicicleta a la que le habías puesto el ojo en secreto.

En una de esas grandes superficies en las que Pablo Iglesias se compraba la ropa, según confesó el líder de Podemos cuando estaba preparando el asalto a los cielos de la política, tenían antes de las Navidades expuesta una estupenda bici plegable por poco más de cien euros. Con la disculpa de hacer un regalo inesperado, aunque eres consiente de que el agasajado acabarás siendo tú, llegas a la sección dedicada al material de deportes con el sano propósito de abandonar el centro dando pedales. La ilusión tornó inmediatamente en chasco al comprobar que la bicicleta ya no está en el expositor como esperabas. El contratiempo se acentuó al no encontrarla entre la multitud de cuadros que aguardaban por un ciclista para echar a rodar. Y de ahí a la desesperación hay poca distancia, sobre todo cuando ves que un hombre con aspecto de llevar ya un tiempo jubilado pregunta por lo mismo. Al advertir el dependiente que las bicis de las características señaladas habrán hecho felices a muchos niños el día de Reyes, la carcajada fue triple.

El jubilado y este chófer de anécdotas abandonaron el centro comercial con el mismo careto de resignación por la oportunidad perdida. "Supongo que a ti también te habrán retirado el permiso", comentó ante de franquear la salida. Sin tiempo a escuchar que esa lección ya la tenía superada, añadió que los beneméritos lo habían trincado al salir del bar después de echar la partida y cantó alto y claro alcohol. "La verdad es que casi me han hecho un favor porque desde mi casa a la tasca no hay más de 800 metros, pero esperé a las rebajas y ahora tendré que esperar a la siguiente pedido". El año pasado Galicia fue la comunidad en la que más descendieron los fallecidos en accidente de tráfico, 27 menos respecto a los 106 de 2016. Y serían menos si cambiamos de pedales.