Seguir el camino

En la estación de servicio de Vega de Valcarce, que tan bien conocen los gallegos del norte que se desplazan a la meseta, se veía el lunes un continuo goteo de peregrinos hacia O Cebreiro a pesar de la mañana cargada de lluvia. Momentos después, por la radio se coló la voz del peregrino 300.000 de este año, sorprendido por el recibimiento propinado por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y por el arzobisbo de Santiago, Julián Barrio. "Me jubilaron, no estaba bien en casa y necesitaba salir", explicó Manuel Pozo Guerra, madrileño de 52 años que ha pateado el Camino desde Roncesvalles en dos tandas. El ahora "jubiloso" trabajador del transporte recomienda hacerlo en solitario porque "en el Camino te encuentras de todo", menos soledad. 

El presidente Feijóo se felicitó por haber conseguido la cifra dos meses antes que el año pasado con caminantes de 172 países y avanzó que la nueva plusmarca rondará los 320.000. Se compromete a que el Xacobeo de 2021 "marcará un hito histórico de este siglo". Para conseguirlo se apoya nueva Consellería de Cultura e Turismo, la rehabilitación integral de la catedral antes del año santo y la llegada del AVE a Galicia. La conselleira Ethel Vázquez acusó al delegado del Gobierno, Javier Losada, de "deslealtad institucional" al no haber invitado a la Xunta a una visita a las obras del AVE en Ourense. Lo importante es que llegue y no el encargado de cortar la cinta. Y si la intuición se guía por las últimas declaraciones y movimientos, Feijóo estará en ese acto con la mente puesta en su cuarta mayoría absoluta, como apuntó el presidente del Parlamento, Miguel Santalices, en la Ser: "Non lle queda outra por repecto ao Xacobeo". Pero  queda camino por andar.