Xinzo "first", Vigo después

Xinzo "first", Vigo después

Las luces ejercen una fascinación incuestionable tanto si te ha tocado ser humano en Navidad o mosquito en verano. Dice el Génesis que dijo Dios después de crear los cielos y la tierra: "Haya luz". Y no añadió "en Vigo" porque faltaban unos cuantos siglos para el alumbramiento de Abel Caballero, aunque no se puede descartar que el alcalde de la ciudad más iluminada de Galicia, al menos estos días, pida la revisión del texto. Quizá sea el momento de apagar la broma porque aún queda personal al que ante ciertos temas se le funde la razón y se le enciende el genio con una facilidad pasmosa. 

Vigo prendió el sábado su alumbrado navideño y la noticia salió hasta en los telediarios nacionales. Casi al instante comenzaron a circular por los teléfonos del mundo chanzas sobre un regidor que se mueve con comodidad en el histrionismo electoral. Asegura el Concello que 40.000 personas siguieron en directo el encendido a través de internet y aunque parecen muchos, también es cierto que lleva meses alimentando el morbo. Si la instalación ha costado 825.000 euros, como aseguró Caballero, la inversión no resulta cara según la repercusión mediática. Sostiene que en este fin de semana los negocios de la ciudad ya han ingresado tres veces esa cantidad. La sombra de ayer fue la declaración del edil Ángel Rivas en el juzgado por la adjudicación del alumbrado de 2016, pero será legal hasta que el juez no diga otra cosa. 

Las luces agitan el consumo. La localidad sevillana de Estepa se convirtió el día 2 en la primera de Europa en saludar la Navidad y Xinzo de Limia en la primera de Galicia al hacerlo el pasado jueves. El foco se pone en el comercio local con las municipales a la vista.