Comienza la cuenta atrás para el rugby ourensano