Ni la lluvia amargó el desfile de Allariz