El Entroido inspira a Dolce Gabbana y enfada a Ourense