La granizada, vista desde O Couto